En esta ocasión te queremos contar qué es la amortización contable y para qué se usa en la contabilidad de tu empresa de acuerdo con el PGC. La amortización en contabilidad, no es más que distribuir un gasto en un periodo de tiempo estable y duradero. Existen, no obstante, varios tipos de amortización en el lenguaje contable y financiero, por eso aquí te explicamos las que fundamentalmente vas a utilizar en tu empresa, es decir, la amortización financiera y la amortización contable.

La amortización contable como extinción gradual de una deuda

La amortización financiera o amortización de un pasivo, es aquella que hace referencia a la extinción gradual de una deuda o pasivo. Se utiliza tanto en el ámbito empresarial como en el ámbito particular. Seguro que alguna vez has tenido una deuda con un banco o entidad de crédito, por la compra de un bien, y has pagado las cuotas mensualmente.

Existen muchos métodos de amortización de una deuda, aunque uno de los más utilizados y conocidos en el mundo financiero y empresarial, es el sistema de amortización francés: cuotas periódicas y constantes que incluyen una parte progresiva de capital y otra de interés. El capital es la parte de cuota que corresponde al préstamo que devolvemos a la entidad de crédito (principal), y el interés hace referencia al coste o gasto financiero en el que incurres.

Por eso, a la hora de adquirir un bien mediante cualquier figura contractual: leasing con opción, renting o préstamo hipotecario, debemos solicitar siempre una simulación del sistema de amortización empleado;  lo que comúnmente llamamos cuadro de amortización, que nos dará la siguiente información importante: cuánto dura la deuda, cuándo finaliza la deuda, cuántos intereses pagamos por la deuda, qué cantidad o cuota debemos pagar y con cuánta periodicidad, entre otros datos.

 

La amortización contable en los activos de tu empresa

En este caso hablamos de amortización como la dotación periódica de un gasto a lo largo de un tiempo determinado. Cuando una empresa adquiere un bien o activo con el fin de explotarlo, ya sea éste tangible o intangible, esta adquisición no supone un gasto contable por sí misma, sino un activo o inversión. Debemos tener en cuenta aquí el principio de empresa en funcionamiento, lo que supone, que el coste de dicho bien deba periodificarse a lo largo de su vida útil.

Y entonces, cuál es la vida útil de un bien. Pues podemos decir que cada bien o activo tiene una vida útil determinada o al menos determinable. Es labor del contable determinar la misma y contabilizar el gasto por adquisición de ese bien de manera gradual a lo largo de un tiempo determinado, mediante la aplicación de un coeficiente de amortización.

La amortización contable y fiscal no suelen coincidir.

Existen varios métodos para amortizar un bien: de forma lineal o constante, progresiva, decreciente, variable o acelerada, entre otros. Además, la amortización contable y fiscal no suelen coincidir, por lo que este apartado constituye diferencias entre la contabilidad y la fiscalidad de tu empresa.

La mayor utilidad de la amortización contable radica en depreciar un bien de forma progresiva, y no «de golpe». Esto es, poder distribuir el gasto que tiene una empresa por su inversión inicial, en varios ejercicios, y así evitar elevados picos a la baja y luego al alza en los resultados obtenidos dentro de sus primeros ejercicios.

Una vez finalizado el período de amortización de un bien quedará únicamente reflejado su valor residual, que puede ser cero. Aun así, debe permanecer en la contabilidad de la empresa hasta que se lleve a cabo su enajenación o destrucción, momento en el cual llevaremos a cabo su eliminación en la contabilidad, abonando a ingresos o cargando a gastos la eventual ganancia o pérdida obtenida con ocasión de su transmisión.

 

Bufete de abogados expertos en contabilidad de empresas

Descubre nuestro servicio Empresa 360, de externalización y apoyo legal y administrativo al empresario. Sea cual sea el tamaño de tu empresa o sector de tu negocio te ayudamos a cumplir las obligaciones legales y a llevar la administración y gestión de tu negocio. Ponte en contacto con nosotros y pregunta por nuestros servicios en derecho laboral y mercantil. Si lo prefieres, llámanos al 91 534 38 62 o envíanos un mensaje a través de nuestro formulario.