El Registro Mercantil de Madrid juega un rol especial en el mundo empresarial, para las sociedades mercantiles. Se trata de una entidad privada provincial, cuyos miembros son registradores, oficiales y administrativos que trabajan para prestar un servicio público que garantice la aplicación de ciertos principios jurídicos en el mundo empresarial. Estos principios son, entre otros, el de publicidad, inscripción, tracto sucesivo, legalidad, ejecutividad de sus actos, etc. Aunque, quizá, el más importante y conocido de ellos sea el de la eficacia frente a terceros, que tienen todos aquellos actos inscritos en dicho organismo. Mientras que los notarios y otros profesionales actúan en la esfera privada, los registros tienen eficacia pública, lo que se conoce vulgarmente como fe pública registral.

Así, el registro hace pública la existencia y legalidad de los actos inscritos, para todo aquel que quiera comprobarla. El registro mercantil nos ofrece muchos más servicios, que son de gran utilidad, como vamos a ver seguidamente.

 

Pídenos presupuesto sin compromiso

 

¿En qué supuestos debemos acudir al registro mercantil?

 

Existen diversas razones por las que acudir al Registro Mercantil. Debemos acudir a estas oficinas, para inscribir las sociedades mercantiles recién fundadas o constituidas. Así como cualquier modificación posterior que queramos llevar a cabo sobre las mismas: traslado de domicilio social, ampliación de capital, cambio de órgano de administración o incluso disolución, liquidación y extinción de las mismas, hasta su extinción.

También, durante la existencia de la sociedad que se inscribe en el registro mercantil, se producen igualmente diversos hechos que, de forma anual, son objeto de tramitación periódica en dicha oficina. Como es la legalización de los libros sociales y el depósito de cuentas anuales. Que además de tener carácter público (cualquier persona o inversor puede obtener copia de las cuentas anuales de una sociedad determinada), la falta de depósito en plazo, tiene como consecuencia el cierre registral de la hoja, lo que se traduce, para esa sociedad, en la imposibilidad formal de inscribir documentos y acuerdos mientras dure la falta de depósito.

Asimismo, existe un código sancionador aplicable para aquellas sociedades que pasen por alto el cumplimiento de sus trámites ante el registro mercantil. Los libros sociales, sin embargo, no son públicos. Únicamente se legalizan pero el tercero no tiene acceso al contenido de los mismos. Sí tiene acceso, como decimos, a los actos inscritos y a las cuentas anuales.

También, este registro puede afectar a autónomos. Pero en mucha menor medida, dado que en su caso, las obligaciones formales y contables de estos empresarios son mucho más reducidas que las que operan en el mundo de las sociedades mercantiles o capitalistas. Se reduce a inscripción de contratos y dominios web o apertura de sucursales en nuestro país.

 

Bufete de abogados en Madrid

 

Como hemos podido ver, el Registro Mercantil de Madrid es un organismo de gran utilidad, al que habremos de acudir en múltiples ocasiones. Sea para realizar trámites de nuestras empresas. O para comprobar quién administra en la actualidad una, el registro es la institución que resolverá nuestro problema.

En Bufete Pérez Ocaña, además de abogados y asesores, somos también tramitadores de todos estos asuntos. Encontrándonos capacitados para la tramitación de todo tipo de escrituras públicas, libros sociales, depósito de cuentas anuales y resolución de todo tipo de incidencias en los registros públicos y muy especialmente en el registro mercantil. ¿Necesitas que te ayudemos? Consulta con nosotros.