Incapacidad permanente: qué es y los distintos grados

incapacidad permanente

La incapacidad permanente es una situación crítica que puede afectar a cualquier trabajador. Esta se produce a raíz de una enfermedad o accidente que impide, en gran medida, el desempeño de la actividad laboral de una persona.

 

¿Qué es la incapacidad permanente?

 

Este tipo de incapacidad se define como aquella en la que un trabajador, tras accidente o diagnóstico de una enfermedad profesional, tiene secuelas que le impiden desarrollar su función con normalidad. Así, su capacidad laboral se ve disminuida en diferentes grados:

  1. Incapacidad parcial: es aquella incapacidad de, al menos, un 33% que incide sobre las tareas habituales del trabajador. Lo que ocasiona una disminución en la productividad de la empresa.
  2. Incapacidad total para profesión habitual: es aquella que inhabilita al trabajador para el desarrollo de todas o de, al menos, las principales tareas. Pero puede dedicarse a otra disciplina.
  3. La incapacidad absoluta para todo trabajo: inhabilita al trabajador para todo tipo de trabajo.
  4. Incapacidad de gran invalidez: este grado afecta a personas que sufren pérdidas anatómicas o funcionales, por lo que necesitan ayuda diaria.

La información relacionada con esta incapacidad se encuentra recogida en numerosas leyes y reales decretos como estos: Real Decreto 2609/1982, Real Decreto 1799/1985 o el Decreto 394/1974.

 

[button link=”https://www.bufeteperezocana.es/contacta/” type=”big” color=”black”] Pídenos presupuesto sin compromiso[/button]

 

¿En qué situación es posible obtener una prestación por incapacidad permanente?

 

Para empezar, como norma general, no tendremos que haber cumplido todavía los 67 años, para poder acceder a la prestación por incapacidad permanente, ya que existe, con excepciones, una incompatibilidad entre a prestación por incapacidad permanente y la de jubilación, prevaleciendo ésta última sobre aquella. También deberemos estar afiliados y en situación de alta en la Seguridad Social y, en caso de que la incapacidad sea derivada de una enfermedad común, deberemos haber cotizado un periodo de tiempo determinado. La solicitud de incapacidad se iniciará de oficio, por las entidades colaboradoras y a petición del interesado, ante la Seguridad Social.

 

La solución para los trabajadores afectados

 

Desgraciadamente, caer en una incapacidad permanente, por accidente o enfermedad, no permite que un trabajador continúe con su calidad de vida anterior. Sin embargo, dependiendo de los grados de incapacidad permanente se establecen unas medidas legales u otras para que el trabajador pueda, al menos, cobrar una prestación económica que ayude o compense, en parte, esta discapacidad.

 

Bufete de abogados en Madrid

 

Somos un despacho de abogados en Madrid y realizamos servicios de asesoramiento laboral y Seguridad Social. Si te encuentras en una situación de incapacidad permanente, te ayudamos con los distintos pasos y trámites a realizar.

Ponte en contacto con nosotros y pregunta por nuestros servicios de asesor laboral en Madrid para trabajadores, autónomos, profesionales y emprendedores. Contarás con la atención personalizada de un experto abogado en incapacidad permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *