Hemos querido realizar una breve guía sobre el IRPF para autónomos. Si eres autónomo o estás pensando en darte de alta como trabajador autónomo, te recomendamos leer este artículo. Hablaremos sobre el modelo 130, los aspectos que todo autónomo debe tener en cuenta en su IRPF. Además de comentar las claves para ahorrar dinero en el pago del IRPF.

Pídenos presupuesto sin compromiso

 

El modelo 130

 

El pasado día 12 de diciembre de 2019 escribimos en un post sobre el modelo 130, y en el que explicábamos todo acerca de este conocido modelo de hacienda. Esencial para que autónomos y personas físicas que ejercen una actividad económica o profesional puedan llevar a cabo sus pagos a cuenta sobre su declaración de la renta o IRPF.

Pues bien, tal y como comentábamos en aquel artículo, el modelo 130 es la autoliquidación tributaria donde el autónomo declara el rendimiento neto acumulado de su actividad. La diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos fiscalmente deducibles de la actividad. Esta autoliquidación, junto con las retenciones del IRPF para autónomos, que a su vez nos practiquen los terceros, modelos 111 y 115, fundamentalmente, es lo que suele determinar que la declaración de la renta o IRPF del autónomo salga a devolver. De hecho, no es que su declaración de IRPF salga a devolver, sino que, más bien, hacienda ya ha cobrado anticipadamente dicho tributo. Y nos devuelve lo que nos han retenido o hemos pagado de más.

 

¿Qué aspectos deben tener en cuenta en el IRPF para autónomos?

 

Pues bien, la planificación fiscal en cada uno de los períodos o liquidaciones, ya sean mensuales o trimestrales, es básica y esencial para toda empresa, y mucho más para el autónomo, ya que el impuesto que se le aplica es el IRPF, y su cuota es gradual. Es decir, a mayor rendimiento neto de su actividad como autónomo, mayor carga tributaria deberá soportar.

Para 2020 el tipo máximo aprobado alcanza los 45 puntos, para las bases generales mayores de 60.000 euros. La base general, es donde se computa el rendimiento de la actividad del autónomo, ya que existe otra base, la del ahorro, donde se computan otros rendimientos, como los derivados de algunas ganancias patrimoniales o dividendos, entre otros. Existe además un proyecto para la creación de dos tramos nuevos que alcanzarían el 47% (para bases superiores a 130.000 euros), y el 49% (para bases superiores a los 300.000 euros).

Sin embargo, con las tarifas de IRPF actuales, eso no significa que el autónomo tenga que pagar una cuota del 45 % sobre todos sus rendimientos, cuando estos superen los 60.000 euros. El IRPF es un impuesto complejo para cuyo cálculo se requieren nociones avanzadas de tributación y algo de contabilidad. Y es que las tarifas, se aplican de forma progresiva pero también marginal.

 

Rendimientos netos iguales o superiores a 80.000 euros

 

El autónomo que obtenga un rendimiento neto de 80.000 euros pagará sobre ellos una cuota de 26.901,50 euros. Mientras que el que obtenga un rendimiento de 160.000 euros, justo el doble, pagaría 62.901,50 euros, más del doble. El tipo medio efectivo de gravamen es del 33,63% en el primer supuesto. Y del 39,31% en el segundo, ambos alejados del tipo máximo del 45 % antedicho. Por tanto, el simple cálculo, que realizan muchas personas, de aplicar el porcentaje máximo a la base, no es válido por la simple razón de que el IRPF no funciona así. 

Pero aún hay más. Ya que ésta sería la cuota a pagar, en todo caso, sin aplicar las deducciones, bonificaciones y reducciones en cuota y base, a que tiene derecho el autónomo. Lo que rebajaría aún más el tipo medio efectivo de gravamen. 

Por último, también habría que deducir las retenciones que los terceros te hayan practicado a lo largo del ejercicio, a través del modelo 111. Y los pagos a cuenta realizados por el autónomo, a través del modelo 130. Que, aunque ya no supongan una rebaja en el tipo medio efectivo, podrían hacer que tu impuesto sobre la renta saliera a devolver, y no a pagar. De hecho es lo habitual, ya que hacienda suele cobrar el impuesto por adelantado a lo largo del ejercicio, de sus pagadores y retenedores. Y el exceso, lo devuelve al contribuyente con la confección y presentación de su IRPF.

  

¿Cuáles son las claves para que el autónomo ahorre dinero en el pago del IRPF?

 

La respuesta sigue siendo la misma: previsión y planificación fiscal, no hay otra. Pero planificación fiscal de la mano de un experto. Ya que, como ves, la complejidad actual del sistema de imposición directa en nuestro país (IRPF y IS, fundamentalmente) hacen que la asesoría fiscal se haya convertido en una profesión autónoma y rentable dentro del sector legal. Porque ayuda al contribuyente y al autónomo, no sólo a planificar y dosificar el pago de sus impuestos a lo largo del ejercicio. Sino también a ahorrar en su factura fiscal, y a cumplimentar y presentar todos los modelos fiscales de forma periódica, evitando cuantiosas sanciones.

Por último, el asesor fiscal también puede reclamar y hacer valer los derechos de los contribuyentes frente a hacienda, en aquellas situaciones de injusticia, que puedan resultar de una incorrecta aplicación de los tributos por parte de la administración del estado. Por todo ello, la clave es un buen asesoramiento fiscal.

 

La verdadera clave es llevar a cabo un estudio de la fiscalidad del autónomo en cuanto a su IRPF, haciendo especial hincapié en las siguientes materias:

  • Calcular de forma previa cada inicio de ejercicio, el tipo medio efectivo de gravamen del autónomo y prever su aumento o disminución planteando distintos escenarios de facturación y rendimiento neto. Lo que permite saber en todo momento los impuestos a pagar y los plazos, dependiendo de las típicas variaciones que a lo largo del ejercicio sufre todo negocio o actividad. 
  • Deducir de forma correcta, de los ingresos brutos, todos los gastos de la actividad, no solo los derivados de las facturas, también los derivados de las cuentas de tesorería: bancos y análogos. Los denominados gastos financieros de la actividad. Así como los gastos derivados de la amortización del inmovilizado, periodificación o dotación de provisiones.
  • Aplicar correctamente las reducciones en base y las deducciones y bonificaciones en cuota que el impuesto permite. Incluso aquellas autonómicas, y encontrarse al día en todo momento en cuanto a la legislación tributaria que establece las mismas, así como los tipos aplicables.
  • Fomentar reuniones periódicas y el tráfico de documentación con el asesor fiscal, para informar de la continuidad del negocio, con el fin de recalcular las previsiones iniciales y regularizarlas, según los cambios que se vayan produciendo en la esfera profesional. Y también en la personal ya que dicho impuesto contempla ambas.
  • Ante todo, evitar escenarios inciertos y no planificados. Así como situaciones de sorpresa que suelen ocasionar verdaderas calamidades a efectos tributarios y económicos para pequeños autónomos que no se encuentran bien asesorados.
  • Conocer de la mano de un experto los medios informáticos con que cuenta la agencia tributaria, y la información fiscal que ésta tiene sobre el autónomo y sobre su actividad, que es mucha y muy certera.
  • El autónomo debe conocer en todo momento las opciones con las que cuenta y los riesgos aparejados a cada una de ellas. Y elegir la que más le convenga en cada momento o situación, dentro, claro está, de las posibilidades que ofrece actualmente la normativa tributaria.   

 

Bufete de Abogados y Asesoría para autónomos y empresas en Madrid. Expertos en la presentación del IRPF para autónomos

 

En Bufete Pérez Ocaña, prestamos apoyo fiscal, administrativo y ayuda de todo tipo, para autónomos en Madrid. Somos una asesoría fiscal con más de 40 años de experiencia en el sector legal. Te ayudamos a cumplir con las obligaciones fiscales y a llevar la administración y gestión de tu negocio al día.

Podrás comprobar que por una cuota verdaderamente baja al mes, contarás con una información fundamental y de gran ayuda para optimizar tu negocio. Ponte en contacto con nosotros pinchando aquí. O llámanos al 91 534 38 62 y pide tu presupuesto de asesoramiento para autónomos y emprendedores. Contarás con la atención personalizada de una asesoría para autónomos experta y una gestoría para autónomos especializada en el centro de Madrid.